fbpx
Sábado, febrero 24, 2024
InicioIdeas de viajeRecorriendo la Transfăgărășan, la carretera más bella del mundo

Recorriendo la Transfăgărășan, la carretera más bella del mundo

Desde que el equipo de Top Gear sugirió que la carretera de Transfăgărășan podría ser la mejor carretera del mundo para conducir, el puerto de montaña rumano se ha vuelto inmensamente popular entre los motociclistas de todo el mundo. Pero, ¿está el Transfăgărășan a la altura de su reputación? Nos subimos a la Honda XL 750 Transalp, equipada con un juego de neumáticos AT41 de Bridgestone y viajamos hasta Rumania para averiguarlo.

La carretera Transfăgărășan, una carretera serpenteante que se extiende por los impresionantes montes Cárpatos, fue el mayor desafío para la combinación de la Transalp y el AT41 de Bridgestone. Dependiendo de qué lado de la ruta de 100 km elijas como punto de partida, la fascinante ciudad de Sibiu será el comienzo o el final de una gran aventura. Hagas lo que hagas, si te topas con un montón de autos y bicicletas, sabrás que empezaste demasiado tarde. Al que madruga Dios le ayuda, pero el motorista madrugador disfruta de las carreteras sin tráfico. Salir a las 6 de la mañana es una buena idea si quieres disfrutar al máximo de la mítica carretera.

Un poco de historia

La Transfăgărășan fue construida entre 1970 y 1974 durante el gobierno de Nicolae Ceaucescu como respuesta a la invasión de Checoslovaquia por parte de la Unión Soviética en 1968. Ceaucescu quería garantizar un rápido acceso militar a través de las montañas en caso de una invasión soviética. Fue construida principalmente por fuerzas militares y la carretera tuvo un alto coste económico y humano. Los trabajos se llevaron a cabo en un clima alpino, a una altura de 2,000 metros, utilizando aproximadamente seis millones de kilogramos de dinamita y empleando personal militar subalterno que no estaba formado en técnicas de voladura. Muchos trabajadores murieron; Los registros oficiales indican que 40 soldados perdieron la vida, pero estimaciones no oficiales de los trabajadores cifran la cifra en cientos...

La carretera se inauguró oficialmente el 20 de septiembre de 1974 y se cierra todos los años. Entre octubre y abril, la nieve y el clima extremo impiden cruzar las montañas Făgărăș.

La carretera Transfăgărășan

Las necesidades básicas (del oso)

La carretera Transfăgărășan es una obra maestra de la ingeniería y serpentea a través de densos bosques y arroyos de aguas cristalinas. La densa copa de los árboles crea un mosaico de luces y sombras en constante cambio. Como salimos (muy) temprano, la carretera, marcada como C7, estaba vacía y la sensación de aislamiento y libertad era abrumadora. Un raro recordatorio de la cruda belleza que ofrece la naturaleza cuando no se toca. Y esto no sólo se aplica a las plantas y los árboles, sino también a los animales.

Los perros que duermen a lo largo del camino son innumerables, pero lo que realmente sorprende es la cantidad de osos que te encuentras, bueno, por así decirlo. Estos grandes (y hasta donde sabemos) amigables animales están acostumbrados a ver turistas y aparecen en casi todas partes del bosque. La comida es su principal motivación. Pero como estás menos protegido en una motocicleta que en un coche, es mejor mantener la distancia y tener siempre cuidado. Pero, aun así, es algo impresionante: detenerse a un lado de la carretera, levantar la visera y mirar fijamente a un gran oso pardo a los ojos...

¡Presa!

Saliendo del lado de Curtea De Arges, se atraviesan unos 30 km de bosque y luego se topa con la gran presa de Vidraru. Aquí todos intentan capturar su magnitud en una fotografía con el móvil. Pero eso es casi imposible, porque la presa es enorme: 165 metros de alto y 305 metros de largo. A la derecha hay un enorme desnivel, a la izquierda el lago Vidraru. Durante el día hay bastante movimiento, pero como salimos tan temprano, solo había unos pocos coches y una moto: ¡la Transalp!

Después de la presa queda bastante camino forestal sinuoso, hasta que de repente… llegas a la línea de árboles. Entonces el paisaje cambia y también el camino. Llegas a la parte más sinuosa del Transfăgărășan. Las vistas son impresionantes y el asfalto es... regular. Esto no parece ni se siente como una superficie de circuito nueva o una carretera nueva. Esta parte del Transfăgărășan es accidentada y tiene algunos baches. Este es el tipo de superficie desafiante que encanta a los neumáticos AT41 de Bridgestone y el agarre y la respuesta que brindan estos neumáticos nos ofrecen la confianza para atacar cada curva. Frenada tardía, buenos ángulos, buena aceleración. ¡El tipo de la KTM nunca supo lo que le adelantó zumbando!

presa de vidraru

Visión de túnel

Al acercarnos a la cumbre de Nogiu, a poco más de 2000 metros de altitud, atravesaremos el túnel de Balea. Es un túnel largo, incluso el más largo de Rumanía, pero al otro lado hay más belleza y un paisaje aún más impresionante. El lago Balea es un imán turístico, pero como todavía es temprano el lugar está casi desierto.

Por la tarde, a la vuelta, comprobaremos de primera mano lo concurrido que puede llegar a estar la cima de la montaña. Pero a las 8 de la mañana todavía está bastante tranquila. Lo suficientemente tranquila como para tomarse 15 minutos para ver el impresionante lago que empuja su agua hacia el lado sur. Pasaremos junto a las cascadas que crea este lago unos minutos más tarde. Pero antes de eso, fuimos testigos de cómo las aguas color zafiro del lago brillaban en el aire fresco de la montaña. Nos detuvimos y nos tomamos un momento para disfrutar de la serenidad del lugar. Fue un momento de Zen, un momento para apreciar el poder puro y la belleza agreste de la naturaleza.

Oveja

Pero basta de zen, la parte norte de Transfăgărășan estaba esperando. Se puede decir con seguridad que el descenso de la montaña –o la subida de la última parte, dependiendo de dónde se empiece– es el tramo más espectacular. Una curva impresionante se sucede a otra y desde lo alto tienes una visión general de lo que te espera en los próximos kilómetros. Y sí, tuvimos bastante tiempo para admirar la cascada cuando nos detuvo un rebaño de ovejas justo en frente. ¿Mencionamos osos y perros? Bueno, también hay ovejas.

Después de esa parada inesperada, continuamos el descenso, con un flujo creciente de autos y motocicletas dirigiéndose en dirección contraria, es decir, montaña arriba. Fue bueno que saliéramos temprano, porque apenas teníamos tráfico y tuvimos la oportunidad de admirar plenamente la belleza de la carretera de los Cárpatos y la naturaleza. Pero sobre todo disfrutamos montando. Este camino es impresionante de principio a fin. Aunque en la mayoría de las zonas el límite de velocidad es de 40 km/h. ¡Por supuesto que lo respetamos!

¿La mejor?

Entonces, ¿es ésta una gran carretera para motos? Sí, porque tiene todos los ingredientes adecuados: una serie de grandes rincones repartidos sobre una montaña. Vistas deslumbrantes a medida que asciendes o desciendes. Y una ubicación agradable y remota. No estoy seguro de si es la mejor carretera del mundo, pero es la mejor que jamás hayamos recorrido. Lástima que tengas que salir bastante temprano para disfrutarlo plenamente. Entre las 10 a. m. y las 5 p. m. está muy concurrida. ¿La lección aquí? Si encuentras una buena carretera, no se lo cuentes a mucha gente. Y por supuesto: no lo promociones en las Gripping Storiesde Bridgestone. Upss…

- Publicidad -

Más popular